miércoles, mayo 22, 2024
InicioDeportes¿Por qué Jackie Robinson tiene dos placas del Salón de la Fama?

¿Por qué Jackie Robinson tiene dos placas del Salón de la Fama?

No hay lugar como la Galería de las Placas en el Salón de la Fama de Cooperstown, Nueva York. Es fácil perderse en el corazón de 3,660 pies cuadrados del museo que narra la historia del juego, destacando uno por uno los logros de los casi 350 miembros del exclusivo club. Casi todos los momentos importantes en la historia del béisbol tienen un lugar en las paredes mientras uno camina por esta exhibición cuidadosamente curada y cuidada.

Es curioso entonces que, durante más de 40 años, la placa de Jackie Robinson no tuviera ninguna mención de su lugar en la historia del béisbol – y de la historia estadounidense – por romper la barrera racial en 1947. Es un logro tan conocido y tejido en la tela del juego que celebramos su importancia cada 15 de abril en el aniversario del debut de Robinson en las Grandes Ligas.

Todo eso quedó completamente fuera de la placa que fue revelada el 23 de julio de 1962, el día en que Robinson fue inmortalizado en el Salón de la Fama. Aquí está el texto original:

JACK ROOSEVELT ROBINSON BROOKLYN N.L. 1947 A 1956 LÍDER BATE DE LA L.N. EN 1949. TIENE EL RÉCORD DE PORCENTAJE FILDEO PARA UN SEGUNDA BASE QUE JUGÓ EN 150 O MÁS JUEGOS CON .992. LÍDER EN ROBOS EN LA L.N. EN 1947 Y JUGADOR MÁS VALIOSO EN 1949. PROMEDIO DE BATEO VITALICIO DE .311. CO-DUEÑO DEL RÉCORD DE MÁS DOBLE PLAYS PARA UN SEGUNDA BASE CON 137 EN 1951. LIDERÓ A LOS CAMAREROS EN DOBLE MATANZAS EN 1949, 1950, 1951 Y 1952.

Es una descripción que apenas refleja lo que uno esperaría encontrar cuando se trata de un hombre que cambió la cara del deporte estadounidense de la manera en que lo hizo Robinson. Entonces, ¿cómo llegó a ser que los visitantes que se dirigían a ver la placa de Robinson, posiblemente uno de los lugares más frecuentados en el museo, se encontraran mirando palabras tan simples para describir una carrera tan extraordinaria?

En realidad, todo comenzó con los propios deseos de Robinson.

“Espero ser juzgado únicamente por mi habilidad para jugar al béisbol, no por el hecho de que rompí la barrera racial”, dijo Robinson al columnista del New York Daily News, Dick Young, antes de las elecciones al Salón de la Fama de la BBWAA en 1962, que marcó su primera aparición en la boleta.

Robinson posteriormente modificó el comentario para decir que sentía que su significado histórico no debería ser “la consideración principal”, aunque reconoció que la ola de cambio que inició al menos debía ser un factor. Tal vez Robinson también era consciente de que algunos votantes quizás podrían ser influenciados para usar esa razón como un motivo para no votar por él.

La carrera con los Dodgers por la que Robinson deseaba ser juzgado duró solo 10 temporadas. Sin embargo, los logros fueron bastante elevados, ya que fue un miembro clave de seis equipos ganadores del banderín de la Liga Nacional y de un club campeón de la Serie Mundial.

Es imposible saber si los votantes individuales utilizaron los deseos de Robinson como sus pautas personales. Sin embargo, el 77.5% de ellos (124 de 160) marcaron el nombre de Jackie en la papeleta para convertirlo en un miembro del Salón de la Fama en su primer año de elegibilidad.

“Creo que los escritores eligieron a Jackie no a pesar de su color ni por ello”, dijo Branch Rickey, el gerente general de los Dodgers que firmó a Robinson, al enterarse del resultado de la elección en enero de 1962. “Lo eligieron por sus méritos”.

El ex compañero de equipo de Robinson en los Dodgers, Pee Wee Reese, conocía lo que les había pedido Robinson a los votantes, pero repitió el sentimiento de Rickey.

“No creo que eso ni siquiera cruzara la mente de alguien que vio a Jack hacer tanto en un terreno de béisbol como yo”, apuntó Reese.

Considerando los deseos de Robinson antes del proceso de elección, la inscripción en su placa siguió el mismo patrón. Aunque todos en todo el país reconocían el impacto colosal que había tenido no solo en el béisbol sino también en el resto del mundo deportivo y en la sociedad estadounidense en general, nada de esto quedó plasmado en la lámina que colgaría en Cooperstown.

Dentro del museo, la simplicidad del lenguaje y la falta de más detalles sobre la carrera no eran del todo únicas en el caso de Robinson. Por ejemplo, la placa de Babe Ruth lo elogia como el “mayor atractivo en la historia del béisbol”, pero luego pasa por alto sus estadísticas asombrosas al describirlo como “poseedor de muchos récords de jonrones y otros de bateo” y afirmar que “reunió” 714 jonrones.

A lo largo de los años, a medida que más jugadores eran incluidos, las placas y el lenguaje en ellas comenzaron a evolucionar. Además de estadísticas más detalladas que contaban historias más profundas de las carreras de los jugadores, comenzaron a incluir apodos coloridos como “The Sandman” para el panameño Mariano Rivera y “The Hawk” para Andre Dawson.

Y en 1998, Larry Doby, quien se unió a Cleveland menos de tres meses después de que Robinson debutara con Brooklyn, fue exaltado a Cooperstown. Las últimas palabras de la primera oración en su distintivo del Salón de la Fama celebran a Doby por “integrar la Liga Americana en 1947”.

Fue después de la inducción de Doby cuando comenzaron las discusiones sobre cambiar las palabras dedicadas a Robinson. Durante varias décadas, a los empleados del Salón de la Fama les preguntaban rutinariamente sobre la evidente omisión. Después de todo, era una de las principales atracciones en la galería, dada su estatura y popularidad.

“Los padres que intentaban explicar a sus hijos cuál era el papel de Jackie Robinson como jugador y como ser humano no podían hacerlo mirando su placa”, explicó Jeff Idelson, ex presidente del Salón de la Fama. “Las placas son una representación histórica de un momento en el tiempo cuando son escritas. La única vez que realmente se cambian es por errores factuales. Pero en cuanto a cambiar una, eso era muy inusual”.

Estas eran, de hecho, circunstancias inusuales, y casi todos los visitantes a Cooperstown lo sabían. Al final, fue Rachel Robinson, la viuda de Jackie, quien pareció saber que era el momento adecuado para actualizar el registro histórico a pesar de los deseos de su esposo cuatro décadas antes.

Rachel contactó a la vieja leyenda de los Rojos de Cincinnati, Joe Morgan, amigo de la familia Robinson, miembro del Salón de la Fama y Vicepresidente de la Junta Directiva del Salón, y las ruedas se pusieron en movimiento. La inscripción fue cuidadosamente elegida y, en junio de 2008, se reveló una nueva placa dentro de la galería. Así es como dice:

JACK ROOSEVELT ROBINSON “JACKIE” BROOKLYN, L.N., 1947-1956

UN JUGADOR DE HABILIDAD EXTRAORDINARIA CELEBRADO POR SU ESTILO ELECTRIZANTE DE JUEGO. DURANTE UNA CARRERA DE 10 TEMPORADAS BATEÓ .311, ANOTÓ MÁS DE 100 CARRERAS SEIS VECES, ASISTIÓ A SEIS JUEGOS DE ESTRELLAS Y LIDERÓ A BROOKLYN A SEIS BANDERINES Y SU ÚNICO TÍTULO DE SERIE MUNDIAL EN 1955. NOVATO DEL AÑO EN 1947 Y JMV DE LA L.N. EN 1949 CUANDO BATEÓ UN IMPRESIONANTE .342 CON 37 ROBOS DE BASE. LIDERÓ A LOS SEGUNDA BASE EN DOBLE MATANZAS EN CUATRO OCASIONES Y SE ROBÓ EL PLATO 19 VECES. MOSTRÓ UN TREMENDO VALOR Y SERENIDAD EN 1947 CUANDO INTEGRÓ LAS GRANDES LIGAS MODERNAS EN MEDIO DE UNA INTENSA ADVERSIDAD.

Desde la inclusión de “Jackie” bajo su nombre completo hasta una línea de apertura más fuerte y los detalles sobre su destreza robando bases, este texto ahondó mucho más en la destacada carrera de Robinson. La última oración, que finalmente describía el impacto histórico adecuado, fue colocada a propósito al final “como una forma de honrar los deseos de Jackie sobre cómo y por qué fue incluido en el Salón de la Fama”, según Idelson.

“No hay persona más central o más importante para la historia del béisbol por lo que hizo como pionero”, comentó Jane Forbes Clark, presidenta de la Junta Directiva del Salón de la Fama, en el 2008. “Su impacto en nuestro juego no está completamente definido sin mencionar su extrema valentía”.

“Una parte muy importante de la vida de Jack ha sido reconocida hoy de una manera más completa”, señaló Rachel Robinson cuando la placa fue mostrada al público por primera vez. “Como él dijo … aquellos de nosotros que tenemos la suerte de recibir tal honor debemos usarlo para ayudar a otros. A medida que los jóvenes vean la nueva placa de Jack, mirarán más allá de las estadísticas y entenderán todo lo que Jack ha significado y todo lo que pueden ser”.

Rachel continuó explicando que, aunque los deseos iniciales de Jackie eran nobles, él aceptaría y apreciaría el cambio para que su contribución más vital al juego pudiera ser reconocida de esta manera.

“Creo que ahora entendería que necesitamos ir más allá y necesitamos pensar en términos de cambios sociales en Estados Unidos”, añadió. “Él querría formar parte de eso. No creo que se opondría”. Fuente: Página oficial de Grandes Ligas.

- Advertisment -

MÁS POPULAR

- Advertisment -