miércoles, mayo 22, 2024
InicioOpiniónAbinader: Un presidente que apela más a las emociones que a las...

Abinader: Un presidente que apela más a las emociones que a las razones

Sería bueno aclarar que República Dominicana votó en favor de una “Resolución que recomienda al Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para reevaluar favorablemente el ingreso del Estado de Palestina, para ser miembro de pleno derecho de la organización”, debido a la voluntad de un presidente que apela más al sentimiento de sus orígenes Libaneses que a los interés del país que lo eligió como gobernante.

El problema, pues, no radica en la apelación a las emociones sino a qué emociones, y de qué manera se apela a ellas, siendo esta especialmente peligrosa cuando se trata de una votación que no prosperará en la ONU y que el presidente Dominicano sacó adelante apoyada en su ignorancia sobre política exterior. Olvidó así, que Israel ha sido un aliado para nuestro país por más de cinco décadas, precisamente; desde que establecimos relaciones diplomáticas en 1968.

Apoyar la creación de un “Estado Palestino” por parte de República Dominicana, a través de su presidente Abinader, es errar en política exterior y con ello lo único que lograremos como país es sentar las bases para una mayor escalada del conflicto en la región. Esta decisión, a nivel internacional, solo contribuye a que los grupos terroristas que allí gobiernan, Hamas en Palestina y Hezbolá en el Líbano, adquieran legalidad política internacional, se rearmen y continúen atacando a su principal enemigo y aliado de occidente en oriente como lo es Israel.

Por tanto, de forma inequívoca lo digo, lo que ocurra fuera de nuestra frontera por una decisión errónea de un hombre en particular, más temprano que tarde; tendrá repercusiones en el bienestar de los dominicanos. El desconocimiento geopolítico de nuestro presidente y su gabinete quedó evidenciado al no percatarse que Israel es la base militar de Occidente en Oriente y que nuestro país, aunque tercermundista, también es parte de Occidente.

Si la decisión tomada, primero, se hubiese analizado apelando a la razón política hubiera beneficiado a nuestro país en política exterior pero no fue así. En todo caso, el presidente debió buscar una balanza o formula geopolítica que fuese capaz de mantener un equilibrio favorable a ambas parte en conflicto pidiendo, primero, el cese de las hostilidades por parte de Israel a Palestina y segundo, que esta última crease las condiciones para desplazar a las autoridades terroristas que allí gobiernan, por tanto, apostar a revitalizar el liderazgo Dominicano en el exterior es trabajar con los aliados de Occidente en Oriente, principalmente con Israel, ya que nos unen valores en común.

La decisión fue tomada, y el presidente Abinader cumplió con su lema “Me siento orgulloso de mi sangre Libanesa”, sin importarle que esto coincida con la caótica y nefasta decisión. Errores tras errores demuestra la falta de claridad de cómo se debe llevar al país respecto a  administración pública interna y política exterior, por tanto, en caso de que este 19 de mayo, año 2024, salgan victoriosos en las urnas debemos rebajar las expectativas de una nueva política exterior que algunos esperaban como “El Cambio”.

El presidente entrante, pasadas las elecciones; debe pedir a su equipo poner en práctica una visión geopolítica clara desde el minuto cero, con un renovado papel de Dominicana en el mundo a la altura de los tiempos y un cambio en la forma en que abordamos nuestros intereses nacionales en todo el mundo.

Por: Misael Pérez Montero.

El autor es periodista y posee máster en Derecho Internacional.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

MÁS POPULAR

- Advertisment -